Últimos temas
» Debbie H. Ellsworth
Lun Ene 06, 2014 7:02 am por Debbie Ellsworth

» La Magia del Mundo {Élite}
Lun Dic 30, 2013 12:08 am por Invitado

» Blooderie (Confirmación)
Dom Dic 22, 2013 5:54 pm por Invitado

» Fidelio [Confirmación Elite] [Cambio de botón]
Dom Dic 22, 2013 3:27 pm por Invitado

» Remember Me {Elite}
Dom Dic 22, 2013 3:22 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza (afiliación élite) DOS AÑOS y MEDIO ON - LINE
Vie Dic 20, 2013 1:31 pm por Invitado

» Rebeldes del Distrito!
Vie Dic 20, 2013 4:41 am por Amelia L. Howard

» Julianna P. Rowe | Trabajando.
Miér Dic 18, 2013 11:17 pm por Charlotte R. Swan

» I'll be there for you | An' RS |
Miér Dic 18, 2013 10:32 pm por Antonette E. Brunet

Basic
Staff
Copy

Otoño, 2789. Panem.
76 años antes de la trilogía.


Hace ya varias décadas que una rebelión se ha ido planeando entre alguno de los distritos ante la obvia opresión de parte del Capitolio. La guerra civil es inminente y el Capitolio ha comenzado a tomar medidas para poder mantener el control de los distritos rebeldes, pero los distritos no estan dispuestos a rendirse. Pero la lealtad no es algo que siempre esté presente en las guerras... No muchos sobreviviran a esta batalla, pero nadie se rendirá.
¿Apoyarás a los Rebeldes o al Capitolio?



Hunter
MP
Perfil


Charlotte
MP
Perfil


Tabatha
MP
Perfil


Hathor
MP
Perfil


Someone
MP
Perfil


Someone
MP
Perfil
Licencia de Creative Commons

The Dark Days (Los días oscuros) está basado en las obras de Suzanne Collin. Consta de una trama original, la cual, junto a los gráficos y personajes, pertenecen a sus respectivos autores. Todo este trabajo está protegido bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Cualquier copia o intento de copia será denunciado inmediatamente.
No copies, sé original.

Tanto imágenes como códigos del foro, incluido el Skin, fueron creados y/o editados por Somerholdic. Y no, no puedes utilizar nada a menos que se te de permiso.

Inspirarse en un foro no es malo, siempre y cuando pidas permiso y des créditos. ¿Qué te cuesta mandar un MP?

Se agradece a:
Tumblr.com
Deviantart.com
Oursourcecode.net
Google.com
Imgur.com
Weheartit.com
Por sus aportes, tutoriales e inspiración.

Hey, ¿planeas llevarte algo del foro sin permiso? Oh, vamos, hazlo, hemos hecho todo esto para que tú lo robes y digas que es tu trabajo. ¡Hazlo! Luego no te quejes si tu karma es el peor del mundo, eres escogido como tributo y no te dan un arma, Freddy Krueger te rasguña las piernas en la noche, la llorona se come a tu perro, tu computadora explota, se quema tu casa o mueres trágicamente comiendo un helado de fresa. Sólo queríamos aclarártelo (:

Antonette Brunet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Antonette Brunet

Mensaje por Antonette E. Brunet el Dom Dic 15, 2013 12:05 am

Antonette E. Brunet


19 años Enfermera Distrito 12 Heterosexual
Datos Básicos:

Nombre Completo: Antonette Elaine Brunet
Apodos: An* Elle*
Fecha de Nacimiento: 19 de Enero de 2780
Lugar de Origen: Distrito 12
Actual Residencia: Distrito 12
Grupo: Distrito 12
Orientación Sexual: Heterosexual
Lealtad: Neutral
Posición Social: Clase baja.
Ocupación: Enfermera
Otros Datos:

Gustos: *Las cosas dulces, como los pasteles o panecillos
*La lluvia
*La nieve
Disgustos: *Los Agentes de la Paz
*Las injusticias
*Ver a las personas sufrir
Adicciones: *Las fresas
Odios: *Los agentes de la paz
*El Capitolio
*La violencia
Debilidades: *Los niños (no puede negarles nada)
Fobias: *Bichos voladores
*Arañas
Manías: *Frunce el ceño y tuerce ligeramente la boca cuando esta  concentrada.
*Golpea el suelo con su pie cuando se siente ansiosa.
Enfermedades: Ninguna
Hobbies: Ayudar a las personas.
Tatuajes o cicatrices: No tiene cicatrices importantes, en sí lo que destaca en ella son sus pecas y su cabello rojo.
Pertenencias: Una pequeña casa con lo necesario para vivir.
¿Algo más?: Acaba de adoptar un pequeño gatito que encontró en un callejón.
Descripción Psicológica:

De carácter dulce y noble. Fue la única hija de un amoroso matrimonio de clase media. Desde muy pequeña se caracterizó por demostrar una gran preocupación por todo aquel que le rodeaba, sin importar cuales fueran las circunstancias, y durante la mayor parte de su infancia fue una niña simpática y amigable que siempre portaba una sonrisa en su rostro. Su generosidad era notable a pesar de que ella misma tan sólo tenía lo suficiente para vivir, nunca dudaba en dar su comida a alguien hambriento o regalar su abrigo a alguien con menos suerte durante los crudos inviernos. A pesar de todo demostró ser terca y decidida, no dejaba que nadie se metiese con ella ni con los demás.

Su madre enfermó gravemente cuando la joven tenía diez años y murió al poco tiempo por la falta de recursos para comprar las medicinas que necesitaba, lo que la hizo encerrarse en sí misma durante algunas semanas, para después darse cuenta que debía volver a ser la de antes para hacer orgullosa a su madre, pues ella siempre le dijo que admiraba la bondad dentro de su corazón. Crecer sólo con su padre a su lado la hizo apreciar aún más el valor de la vida.

Su interés por el bienestar de las personas la hicieron aprender remedios y otras cosas que pudiesen servirle a aquellos que no tenían para pagar ni siquiera a la curandera a la que los de la clase media del distrito acudían. Poseía una gran inteligencia, por lo que aprendía muy rápidamente, logrando con el paso del tiempo crear ella misma otras clases de remedios. Cuidaba enfermos o heridos y los ayudaba a recuperarse haciendo lo que estuviera a su alcance, o simplemente permanecía a su lado reconfortándolos hasta que la muerte se los llevara. A corta edad se convirtió en una especie de enfermera para las personas que la necesitasen.

A pesar de haber visto de cerca las consecuencias que el egoísmo de los habitantes del Capitolio y su gobierno causaban en su distrito, jamás ha estado completamente de acuerdo con la rebelión, pues a pesar de odiar las injusticias que se cometían sentía aún más desagrado por la estela de muerte que la revolución iba dejando a su paso, dejando hijos huérfanos o familias desoladas. Violencia generando más violencia, pero siendo la única solución ante la tiranía que sometía a Panem.

Desarrolló un profundo resentimiento contra los agentes de la paz, luego de que su padre fuese descubierto y fusilado públicamente por estos.
Ama a los niños, quienes son su debilidad, y desea en un futuro poder formar una familia. Ella fue feliz a pesar sus carencias, por lo que considera que con amor sus hijos también pueden serlo.


Historia Personal:

Sus padres se casaron muy enamorados cuando eran bastante jóvenes; ella era maestra y él minero. La ilusión de ambos era crear un hogar y estuvieron durante algún tiempo intentando tener un hijo, hasta que después de una larga espera la pequeña An vino al mundo. Con sus coletas rojas y las pecas en su rostro parecía una pequeña muñeca, siempre sonriendo y haciendo amigos en cualquier lugar a donde iba. Era difícil resistirse a su dulzura y a la ternura que provocaba cuando ayudaba a alguien más.

Siendo hija única sus padres siempre procuraron que no le faltase lo necesario para vivir, a pesar de haber días en los que la comida escaseaba o en el que la ropa no parecía suficiente para mitigar los fríos inviernos. An lo agradecía infinitamente, pero consideraba que tenía más lo que necesitaba para estar protegida y alimentada, por lo que siempre que podía salía a repartir abrigos o alimentos entre los habitantes más pobres. Al principio sus padres la regañaban por dar aquellas cosas que con tanto esfuerzo le regalaban a su hija, pero después de un tiempo se dieron cuenta que el deseo de la niña por ayudar era muy grande, y terminaron aceptándolo.

Un verano, cuando la joven tenía once años su madre enfermó gravemente. Su padre rápidamente hizo el esfuerzo de traer primero al doctor del distrito, el cual se caracterizaba por cobrar precios demasiado altos pero que contaba con las medicinas necesarias para curar casi cualquier cosa, y quien atendió a su esposa durante algunos días. Pero la madre de An no parecía mejorar, y cuando el dinero se agotó tuvieron que recurrir con el curandero para que hiciera todo lo posible para aliviar a su madre, que cada día parecía empeorar más y más. Durante ese tiempo la pelirroja se sentía angustiada e impotente por no poder ayudar a una de las personas más importantes en su vida, por lo que decidida a no dejar que su madre la viera así de destrozada comenzó a pasar su tiempo haciendo otras cosas en casa, llamándole pronto la atención los métodos utilizados tanto por el doctor y el curandero. Su interés por saber la forma en que podía ayudar a otros o a su propia madre la hizo prestar atención cuando los realizaban y grabárselos en su memoria, para además ofrecer su ayuda cuando se necesitasen un par de manos extras.  Como aún era pequeña nadie la tomaba verdaderamente en serio a pesar de sus esfuerzos, sin embargo con la repentina muerte de su madre la tristeza obligó a que la idea fuera olvidada en el fondo de su mente. Semanas después, al darse cuenta que su padre se hubiese sentido muy mal de verla así, se dijo a sí misma que tenía que continuar, pues aunque no había podido ayudar a su madre había mucha gente afuera que gracias a ella podría tener una oportunidad.

Empezó poco a poco, visitando al curandero o al doctor, y acompañándolos a las casas de los enfermos, atendiendo o ayudando con aquellas cosas que los “profesionales” parecían dejar a un lado, como la comodidad de la persona o una compañía agradable a los que se encontraban solos. Cuando ellos se retiraban, ella continuaba ahí hasta asegurarse de que la persona estaba perfectamente o acompañándolos antes de morir para darles el confort que pudiera. El tiempo pasó, y haciendo uso de lo que había aprendido comenzó a atender ella misma heridas y enfermedades, dándose la reputación de enferma entre los habitantes y aumentando el estima que tenían ya por la joven.

A los quince su padre se unió a los rebeldes que estaban en contra del Capitolio, sirviendo de espía entre la gente del distrito. Era una tarea peligrosa, y An constantemente temía que su padre fuese descubierto, pues no quería perder a la única familia que le quedaba y mucho menos por un conflicto que estaba dejando más víctimas que beneficiados. La joven no apoyaba al Capitolio, ya que constantemente era testigo de las consecuencias del egoísmo de su gobierno, pero tampoco estaba contenta con la violenta rebelión que había estallado y que estaba cobrando cientos de víctimas, desde niños hasta ancianos. Expresó hacía su padre su punto de vista una vez, y el hombre siempre tranquilo y cariñoso estalló en cólera, despotricando contra los que consideraba culpables de la pérdida de su esposa y otros miembros de su familia y diciendo que era por ellos por los que debían luchar, además de por su futuro, pues no quería que su hija creciese entre el hambre y la pobreza, quería que tuviera una vida mejor. Después de aquello prendió a callar su disgusto por lo que sucedía.

Su peor temor se vio realizado cuando tenía diecisiete años y su padre fue descubierto por los Agentes de la Paz, quienes lo acusaron de traición a Panem y lo llevaron hasta la plaza principal para fusilarlo públicamente. An no corrió la misma suerte tan sólo porque se considero como su castigo el ver a su padre morir, ya que de esta manera ella misma podría atestiguar las consecuencias de “traicionar” a su gobierno. Debido a esto desarrolló un gran resentimiento contra los Agentes de la Paz, pues el tan sólo verlos le recordaba todo lo que había perdido y la soledad a la que tendría que hacer frente.

Herida y molesta, se negó rotundamente cuando la invitaron a unirse a la rebelión. La guerra que odiaba por las tantas familias que había roto ahora le había quitado a su padre, y ella no estaba dispuesta a provocar lo mismo con sus acciones. Dejó muy claro su odio contra el Capitolio, pero también contra las tácticas de los rebeldes, quedándose al margen y dedicándose a cuidar y ayudar a su manera.

A pesar de que toda su vida tuvo un nivel de vida medio, con la muerte de su padre donó casi todas sus pertenencias y las que aún quedaban de su madre, manteniendo sólo lo que tenía un valor sentimental para ella y lo necesario para vivir. Se puede decir que ahora pertenece a la clase baja, pero no le importa, pues lo que le interesa es hacer un bien entre tanto dolor y violencia.


avatar
Antonette E. Brunet
Distrito 12


Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 14/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Antonette Brunet

Mensaje por I. Heather Odair el Dom Dic 15, 2013 12:23 am


Ficha Aceptada
¡Bienvenido/a! Procede con los registros.

avatar
I. Heather Odair
Capitolio


Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 07/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.